Conversaciones con el Sol

por | Mar 26, 2019 | La correspondencia de Carol | 0 comentarios

CarolQuerido Sol:

Me llamo Carol. Soy una niña de 11 años y te escribo porque en mi casa oigo hablar del calentamiento global y estoy preocupada. Mi padre dice que cada vez calientas más, y eso hace que suban las temperaturas de mi planeta y que se derritan los bloques de hielo de los polos.

Ahora viene el verano y tengo miedo. En el cole, la profe nos ha dicho que en esta época del año estás más cerca. ¿Podrías quedarte un poquito más lejos este verano? Tengo una hermanita nueva y me da miedo que le quemes la piel. Además he plantado unas rosas en el jardín, con ayuda de mamá, y sería mejor que tuvieran un poquito menos de calor hasta que estuvieran bien agarradas en la tierra.

¿Me harías ese favor?

Un beso,

Carol

SolQuerida Carol:

¡Claro que no puedo hacerte ese favor! Además estoy muy enfadado contigo porque tu carta no contiene más que errores. Me haces responsable de cosas que no tienen nada que ver conmigo.

En primer lugar, es tu planeta el que gira alrededor de mí y no al contrario. Sois vosotros los que os acercáis y os alejáis de mí, y precisamente en el verano es cuando más lejos estáis. Pregunta a la profe, verás cómo lo has entendido mal. Si lo que notas es que en el verano hace más calor, no es porque yo esté más cerca, es porque estoy de frente a vosotros, los que vivís en la parte de arriba de la Tierra, lo que vosotros mismos llamáis el hemisferio norte. En el invierno estoy más abajo y los rayos os llegan inclinados, con lo que hace más fresquito aunque estemos más cerca el uno del otro.

Por otra parte, yo siempre he calentado lo mismo. Sois los habitantes de la Tierra los que guardáis cada vez más calor del que yo os mando. Tratáis muy mal la naturaleza y abusáis mucho de la energía. Eso no es culpa mía.

Sé más responsable e infórmate mejor.

El Sol

CarolQuerido Sol:

He hablado con mi profesora y tienes razón, perdóname. Ya he entendido que las distancias entre nosotros no afectan a las temperaturas que tenemos aquí en la Tierra. Además me ha explicado que las estaciones del año no tienen nada que ver con el calentamiento global. Lo que no tengo muy claro es si yo puedo hacer algo contra ese calentamiento global. Por lo que he podido saber, emitimos unos gases que se quedan en el aire alrededor de nosotros y hacen que cada vez haga más calor, en cualquier mes del año. Estaba convencida de que podrías ayudarme, pero ahora ya no estoy tan segura.

¿Se te ocurre algo?

Carol

SolQuerida Carol:

Hay que ver cómo sois los humanos. No te lo tendré en cuenta porque parece que eres todavía muy jovencita y creo que tienes mucho que aprender.

¡Claro que puedes hacer algo!

 Apaga las luces cuando no las necesites, cierra el grifo cuando no estés utilizando el agua que sale, separa tu basura para reciclarla, camina, no le pidas a tus padres que te lleven en coche a todas partes, no dejes basura el parque, ni en la montaña, ni en la playa, no tengas más ropa de la necesaria, no tires las comida… Con eso ahorrarás energía y emitirás menos gases de esos de los que me hablas en tu carta. Además si cuidas la naturaleza, la naturaleza te hará el favor de ayudarte a ti con esos mismos gases.

¿Te parece poco?

¡Ah! Y a tu hermanita ponle crema protectora cuando salga a la calle, y ya de paso póntela tú también. Y por las rosas no te preocupes, son plantas a las que les gusta mucho el sol.

Me alegro de que hayas entrado en razón.

Me gusta conversar contigo.

Un beso,

El Sol

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.